Bob Dylan le hizo un guiño al premio Nóbel, pero luego se arrepintió y sigue desaparecido.