La antigüedad más preciada de John Lennon terminó siendo la carta en la que le dijo a Isabel Segunda que él no quería ser miembro de la nobleza de un país tan bélico como el que ella reina.