A la Academia de la Lengua le parece que el esfero que corrige la ortografía no enseña a escribir bien.