Después de muerto Juan Gabriel lanza una canción, cuyo título previene a los que creen en fantasmas, se llama No tengas miedo.