Diego el Cigala le puso salsa a su lamento flamenco. Viajó por América Latina y el Caribe buscando los ritmos de su nuevo disco.