El ministro de Ambiente en sánduche en la pelea entre sus dos jefes, Germán Vargas Lleras y el presidente Uribe… Llegó el momento de Top Secret, la vida secreta de los famosos.

CAMBIO DE AMBIENTE. Cada vez que en los altos círculos del gobierno se habla de las diferencias entre el presidente Uribe, que se quiere reelegir y Germán Vargas Lleras, que quiere reemplazarlo, todos voltean a mirar al ministro de Ambiente, Juan Lozano. El ministro es amigo de Vargas Lleras, llegó en representación de Cambio Radical al gabinete, pero también es muy cercano al presidente.

¿No tiene temor de que le corran la butaca como a otros de Cambio Radical?

“Yo estoy dedicado a estas actividades, dedicado a estas actividades y estas actividades tienen qué concentrar todo nuestro esfuerzo, nuestra dedicación.”

Mientras tanto, la viceministra de Aguas; Leyla Rojas, se mide la butaca…

¿Quién quita?

ULTRA ABSORVENTES. La dirección de Estupefacientes recibió una petición muy particular. Hace un tiempo tiene en sus bodegas un gigantesco cargamentos de toallas higiénicas que fueron usadas para disimular un embarque de droga, y esperaba entregarlas a una entidad oficial o de beneficencia. Lo curioso es que se las pidió el Ministerio de Defensa. Estupefacientes aclaró que no eran toallas para secarse, sino toallas sanitarias. Y el ministerio explicó que por eso las querían, para uso de sus soldados. Ante el desconcierto, el mismo ministro le explicó al director de estupefacientes que los militares usan algunas veces toallas higiénicas entre las botas para mantenerlas secas y hacerlas menos duras en las largas caminatas.

Publicidad

REFERENDO PIRAMIDAL El chiste político de la semana. Por qué Luis Guillermo Giraldo confió el bodegaje y el transporte de las firmas del referendo a transval?

Porque le dijeron que si entregaba tres millones le devolvían cinco.

PARA CABAÑUELAS. La semana pasada, cuando, después dudosa rebaja del Consejo Superior dela Judicatura, salió de La Picota ex senador Miguel de la Espriella, ahí mismo alistó maletas su compañero de reclusión Miguel Pinedo Vidal. Y no porque esté cerca de la libertad sino para trastearse a la celda de Miguelito porque, según el agüero, es buena suerte ocupar el cuarto de un convicto que queda en libertad.

BUSH EL MARINO. Este es el evento familiar que le impidió a George W. Bush prestarle la casa de huéspedes de la Casa Blanca al presidente Barak Obama. La familia Bush se había preparado durante diez años para el bautizo del portaaviones nuclear USS  George HW. Bush, en honor a Bush padre, que se mostró más vital que su hijo.

Estén pendientes, volveremos con más confidenciales de ataque en Top Secret.