Ira non santa

Furioso, como es frecuente en él, respondió el senador José Obdulio Gaviria al periodista Juan Pablo Barrientos de la estación radial la F.M. cuando, en medio de un debate sobre el proceso de paz y el plebiscito, el reportero le pidió explicar ciertas actitudes del uribismo que, a su juicio, son contradictorias.

El periodista Barrientos señaló: “Senador, pero, el Centro Democrático hablando de impunidad cuando todos los líderes que son prófugos de la justicia, líderes del Centro Democrático… el mensaje de Álvaro Uribe es ‘huyan de la justicia’… váyanse.”

Publicidad

Después de su argumentación inicial, el periodista Barrientos continuó con una frase que tocaba directamente al congresista Gaviria. Este es el instructor de la Comisión que deberá recomendarle al Senado, qué hacer con el magistrado Jorge Pretelt, quien es investigado por pedir 500 millones de pesos por un fallo de tutela, supuestamente. “El caso Pretelt está a punto de hundirse por usted, en el Congreso de la República ¿Entonces de qué impunidad estamos hablando?”, dijo Barrientos.

Gaviria se trabó un poco, por la molestia que le produjo la franqueza del comunicador y le contestó duro mientras golpeaba la mesa. El reportero, aunque firme, ripostó con algo de ingenuidad.

La disputa entre entrevistador y entrevistado, de pronto dio una vuelta inesperada por cuenta del último, quien sacó a bailar a Noticias Uno, cuando no teníamos nada que ver en la cuestión.

“Yo no soy tan irresponsable como sus colegas de Noticias Uno que son capaces de apropiarse de un documento reservado”, dijo el congresista Gaviria.

Y trató de desviar la atención del foco de la pregunta, acusando al reportero de algo en que él no tenía ninguna participación. Agraviando a RCN Radio, propietaria de La FM, la emisora que lo invitó y que tuvo entre sus colaboradoras a Natalia Springer, Gaviria insistió.

Quien se pone bravo en una polémica, pierde… El senador acusó el golpe de una pregunta frentera, como se dice en el argot popular… Y terminó, fuera de casillas, gritando al periodista y denunciando a cuanto personaje se le pasó por la cabeza…. Mala cosa para un hombre público que debe soportar muchos debates.

¿La nueva vicefiscal?

La persona a la que presentan como “la doctora Paula Andrea Ramírez Barbosa” en un foro, podría ser el reemplazo del vicefiscal Jorge Fernando Perdomo. Según se ha oído, esta abogada penalista de 37 años es la más firme candidata a ser la segunda a bordo de la Fiscalía de Néstor Humberto Martínez.

El nombre de la afortunada no dice mucho pero en la era digital es posible rastrear datos. Según estos, Ramírez Barbosa es una cercana asesora de Alejandro Ordóñez en la Procuraduría en donde la nombró desde el inicio de su primer periodo, es decir, en 2009. Mario Iguarán la tuvo también en su equipo de la Fiscalía, en época de los gobiernos de Álvaro Uribe de donde el mismo Iguarán había salido.

La doctora Paula, además de sus títulos académicos, tiene buenos padrinos. Uno de ellos, su propio padre, Gilberto Ramírez Huertas, con entronques políticos y religiosos del ala más conservadora del país. La amistad del padre de la cuasivicefiscal Paula con Ordóñez nace de su identidad derechista que también lo conecta con el uribismo y, en particular, con José Obdulio Gaviria quien lo alababa en sus columnas.

El padre de la doctora Paula fue beneficiario, hace unos años, de un polémico contrato de 81 mil millones de pesos con la alcaldía de Ibagué, que fue firmado días antes de terminar la administración cuando el secretario jurídico era Carlos Edward Osorio, hoy representante a la Cámara y, qué moñona, miembro de la Comisión de Acusación. Así que terminarían trabajando de la mano la Fiscalía y la Comisión que investiga a quienes no puede procesar el ente de Néstor Humberto Martínez.

Y la cereza del postre: la procuradora Paula Andrea Ramírez cuenta también con el respaldo del exfiscal Eduardo Montealegre porque este y su padre se conocen desde cuando ambos vivían en Ibagué…. Ver para creer.

Tinto en lugar de cigarrillo

La actividad del vicepresidente Vargas Lleras continúa siendo tan intensa como siempre… Estuvo en Barranquilla unas horas acompañado por el ministro de Defensa, el alcalde Char y la ministra Noguera para celebrar la cesión de un terreno en que se construirán vivienda de interés social.

No obstante, el calor de 32 grados bajo la sombra, el vicepresidente tomaba tinto con tanta frecuencia como si fuera agua de su botella….

Después se trasladó al Cerrejón… Tan cálido como Barranquilla, este lugar solo daba para pedir helado…. Pero nada…. Vargas Lleras seguía pidiendo y pidiendo café.

Al parecer, la disciplina que se ha impuesto el alto funcionario para no volver a fumar, le ha valido aumentar la dosis de cafeína, ingrediente que, no se sabe cómo, calma su ansiedad pues al resto de los mortales les hace el efecto contrario subiéndoles la adrenalina.