Doble personalidad

Todavía los colombianos no pueden creer lo que vieron y oyeron en la audiencia de conciliación entre Álvaro Uribe y el concejal de Bogotá Hollman Morris.

El expresidente, reconocido en el país y en el exterior por sus confrontaciones públicas.

Publicidad

Está tan satisfecho con su acto de contrición ante el periodista Morris al que llevaba atacando verbalmente desde hace varios años, que ordenó publicar en el sitio oficial de Facebook de su partido Centro Democrático, el desarrollo de la audiencia en la Corte Suprema.

Y como si fuera poco, el expresidente que no necesita decir ni mu para tener las cámaras y micrófonos a su disposición, les hizo una solicitud sorprendente a los reporteros.

¿Será que el proceso de paz que tanto odia el senador Uribe, está cambiando su personalidad sin que se dé cuenta?

Renuncias no pedidas

Mañana se posesiona el nuevo Fiscal General Néstor Humberto Martínez ante el presidente de la República.

Pero antes de sentarse en su despacho, ya empezaron a suplantarlo.

Según informaron unos altos funcionarios de la Fiscalía, el viernes pasado en las horas de la tarde cuando se acercaba la hora de salida, el jefe encargado de la Unidad de Fiscales delegados ante la Corte Alfredo Betín quien fue un polémico juez en Cartagena, les exigió a todos los delegados y a sus doce auxiliares que pasaran, de inmediato, la carta protocolaria de renuncia a sus cargos.

Noticias Uno le envió un mensaje de celular al fiscal Martínez sobre el tema y este contestó a través de quien será su nuevo jefe de prensa, el periodista Luis Arturo Páez, que no ha solicitado el retiro de ningún funcionario de esa Unidad.

Lo que sí hará el Fiscal General recién posesionado, será cambiar a su cuerpo directivo, es decir, el primer círculo del búnker.

Buenos amigos, malos jueces

Noticias Uno reveló esta fotografía el año pasado cuando se celebraba el festival vallenato en la capital cesarense. La imagen demuestra que el Procurador General y su esposa se hospedaban en la casa de Valledupar, del subalterno de Ordóñez, el procurador delegado para las Fuerzas Militares Eduardo Campo Soto.

Eso no hubiera tenido nada sorprendente si no fuera porque el delegado Campo Soto estaba siendo presuntamente investigado por su jefe, en ese momento, por la denuncia que también hizo Noticias Uno por estas otras fotografías (ver video) en que se le ve con su familia paseando en un helicóptero militar de guerra que no puede transportar civiles, menos para fines recreativos.

Nunca se supo que pasó con ese caso que podría ser grave porque Campo Soto es el juez disciplinario de los militares y quien le concedió un día gratis de la aeronave oficial era un general investigado por él.

Y ahora resulta que uno de los asesores de Campo siguió el mal ejemplo de su jefe. Se llama Daivan Javier Sierra López quien se presenta en redes sociales como abogado en la Procuraduría General de la Nación. Sierra ayuda a su superior Campo en los procesos contra los militares que violen el código disciplinario. Pero Sierra López, al que también la Procuraduría prometió abrirle proceso por estar favoreciendo a un miembro del Ejército, se quitó la hoja de parra en estos días y exhibió en redes sociales su cercanía con aquellos a los que tendría que vigilar.

Ordóñez no toma la distancia que debe tener como juez que revisa la conducta de su delegado y amigo Campo Soto; este no es imparcial sino amigo de sus investigados y no hace nada ante las faltas de su subalterno Sierra quien, a su vez, tiene tanta cercanía como él, con los vigilados. Muy buenos amigos, muy malos administradores de justicia.