La revista Semana aseguró que el nuevo procurador estaba estudiando la ideología de género, pero se trataba de un error, pues el ávido lector era el anulado Alejandro Ordóñez y no el actual Fernando Carrillo.