Reacción de momento

Los exámenes orales nunca son fáciles. Ni siquiera para los aspirantes a ser Fiscal General que esta semana tuvieron que exponer ante los adustos magistrados de la Corte Suprema, lo que harían en caso de ser elegidos en ese cargo.

Por eso, cuando todo terminó los candidatos salieron sonrientes y relajados del Palacio de Justicia. Pero apenas cruzaron la puerta, los reporteros no les permitieron una tregua.

Publicidad

Dio la impresión de que ninguno iba a soltar prenda pero la pregunta de Noticias Uno puso a pensar a uno de ellos.

“¿Se va a declarar impedido”?: El candidato Néstor Humberto Martínez siguió de largo pero lo pensó mejor, miró a nuestro periodista y este aprovechó la duda.

“¿En cuáles casos se va a declarar impedido?”: El doctor Martínez fijó su posición en tema tan delicado y afirmó: “Ninguno de mis familiares está encausado por la Fiscalía; ninguno de mis clientes está encausado por la Fiscalía… Muchas gracias”.

Aún con la tensión viva por su presentación ante la Corte, el candidato a fiscal volvió a su mutismo y saliendo del recinto, no reaccionó a los interrogantes de los otros medios.

De la selva a la autopista digital

Lo que viene después del proceso de paz con las Farc, no solo pone nerviosos a los uribistas, también a los del otro lado, es decir, a la guerrilla.

Timochenko afirmó: “bueno camaradas, siento una emoción muy grande de verlos así sea de manera virtual”.

No era cierto que el máximo jefe de las Farc, conocido con el alias de Timochenko, estuviera emocionado. La verdad, que él mismo confesó más adelante, era que tenía pánico escénico, es decir, físico miedo a las cámaras y a la tecnología.

“Es emoción acompañada de susto… y por eso me hice acompañar de Romaña pues es la primera vez que me enfrentó a esto de los chats”, dijo el máximo jefe de las Farc.

Timochenko empezó su exposición virtual frente a los guerrilleros que se encuentran presos en la Picota de Bogotá. Nervioso, movía arriba y abajo su mano debajo de la mesa, sobre su muslo derecho… a su lado, el temible Romaña vestido ahora pacíficamente con una camisa de moda cubana, lo miraba sonriente. Quién creyera que se trata de este miliciano de pasado violento.

De repente, la transmisión se cortó, como ocurre muchas veces y eso le dio un respiro a Timochenko que demostró lo novato que está, en experiencias digitales. “¿Voy muy largo?… Hágame alguna señita (hace con los dedos gesto de cortar)…. Hágame así…” dijo Timochenko.

Y mientras él y los que lo acompañaban esperaban a que la señal de video y audio se restableciera, la conversación llegó al mismo punto de desconfianza que invade a quienes están de este lado de la negociación

“¿Si están escuchando allá? … Eso fue el gobierno que lo mochó”

Mochar en lenguaje guerrillero significaba, en época de guerra, algo tenebroso. En esta era, mochar solo equivale a cortar la comunicación vía satélite. Algo va de las cavernas a la modernidad. Bienvenida sea esta.


Guardaespaldas amable

El senador uribista Everth Bustamante se molestó con la publicación de este video y esta fotografía que incluimos en Top Secret hace ocho días. La imagen fue enviada a Noticias Uno por un ciudadano que encontró al senador Bustamante en la calle 85 de Bogotá. El ciudadano se indignó porque un escolta asignado al congresista, sostenía detrás de este, una sombrilla en posición de firmes, para evitar que el sol que calentaba a la capital, molestara a su protegido mientras este conversaba tranquilamente con otras personas.

Como explica la Unidad Nacional de Protección, los guardaespaldas no deben hacer nada distinto a su oficio que consiste en evitar ataques a sus custodiados…. Obviamente, un escolta que esté dedicado a tapar los rayos del sol con una sombrilla tiene las manos ocupadas y no podrá darse cuenta si alguien va a atentar contra el senador, además de que lo pone en condición social de inferioridad.

Dice el parlamentario en su petición de rectificación para oponerse a nuestra información: “Su actitud (del escolta) fue espontánea sin que hubiera mediado orden o indicación alguna de mi parte…”
También afirma que “aparece (en la imagen) un escolta… con una sombrilla a mi lado, al igual que muchas otras personas, protegiéndose del sol”.

Le creemos al senador que no le dio a su escolta la orden de sostener una sombrilla a sus espaldas pero lo que sí no parece ser cierto es que este guardaespaldas estuviera usando el paraguas para sí mismo.