‘Enrumbada’ memorable

El legendario cantante Poncho Zuleta se gozó, como nunca, el Festival de la Leyenda Vallenata que concluyó en la madrugada, en la capital cesarence.

Poncho subió a la tarima invitado por otro famoso cantante vallenato, Silvestre Dangond, cuando este iba a iniciar una de sus presentaciones ante centenares de turistas, ambos terminaron haciendo un show memorable. El beso que Poncho le dio a Silvestre circula, ahora, en todas las redes sociales.

Silvestre pareció reaccionar contra el gesto cariñoso de Poncho. Pero no fue así. Con dominio del escenario y restándole importancia al asunto, Silvestre tomó el momento con humor.

Lo cierto es que Poncho Zuleta se había emparrandado desde temprano y los efectos de la juerga le habían dado, antes de la escena con Silvestre, por otra pasión: su vena política.

Zuleta afirmó: “Viva el Centro Democrático, viva Álvaro Uribe”.

Poncho estaba tan emocionado que casi no puede pronunciar el nombre de su líder. A esta hora Poncho debe estar en su casa mirando estos videos y poniéndose muchas bolsas de hielo en la cabeza.

De todo, como en botica

Este año la feria bogotana del libro dio para muchos eventos de todos los colores y tendencias culturales, sociales y políticas.

Miles de adolescentes se agolparon en uno de los pabellones para ver, tocar y hablar, por unos segundos, con su ídolo, un youtuber chileno.

En el otro extremo de la cultura, también llamó la atención la premio nobel rusa de Literatura del año 2015, Svetlana Alexievich y hasta el congresista Roy Barreras y el presidente de Fedegán José Félix Lafaurie tuvieron cabida para presentar un libro hecho por ellos dos.

Los asistentes a la presentación Barreras – Lafaurie, eran más del mundo político que del literario… Llegó, para defender el proceso de paz, el comisionado Sergio Jaramillo. Pero los demás participantes eran personajes de la ultraderecha: Alejandro Ordóñez, su hija y el esposo de esta quienes lucían, la primera un anillo- rosario y, el segundo, una pulsera-rosario, tal vez, regalados por el procurador… También se hizo presente la esposa del escritor Lafaurie, representante Cabal. Y se les coló una víctima de los paramilitares que desplazaron a los campesinos de Sabanas de San Ángel.

Como se recuerda, hace poco Lafaurie y el procurador estuvieron en una controvertida audiencia pública en esa región, insinuando que los reclamantes son guerrilleros.

El despojado campesino Evaristo Ramírez estaba indignado y exige que el presidente de Fedegan rectifique esa afirmación pero este lo evitó.

Muchos escritores opinaron que este año se vio tanta revoltura, que los organizadores de la feria del libro deberían revisar el sistema de selección de los participantes para la próxima exposición.

La sonrisita

Pocos detenidos han llegado a las audiencias judiciales tan protegidos como el recientemente extraditado de Brasil a Colombia, alias Marquitos Figueroa.

Este hombre, que según los investigadores de la Fiscalía es el mayor narcotraficante de la Guajira y uno de los aliados del exgobernador Kiko Gómez, guarda muchos secretos de las relaciones entre unos políticos y el bajo mundo. Por eso, cuando lo trasladan a los juzgados, lo rodean varios agentes, le ponen chaleco antibalas y le cubren la cabeza con un casco metálico que lo protege de eventuales disparos de quienes no quieren que termine contando lo que sabe.

Antes de que alias Marquitos llegara al país, un fiscal colombiano lo interrogó vía satélite. Cuando se iba a iniciar la audiencia, el interrogado quiso hacer una advertencia que, al comienzo, no se entendió muy bien.

“quiero decirle, para que se vaya a malinterpretar, que tengo una diadema en la boca que me hace hacer un gesto…”

El interlocutor, un poco desconcertado, lo interrumpió para preguntarle a qué se refería.

Evidentemente, alias Marquitos, había sido aconsejado por sus abogados. Estos le debieron pedir que hiciera esa aclaración para que el juez no fuera a interpretar que a cada una de sus preguntas, el imputado reaccionaba con una sonrisa burlona.

Comprendido el asunto, se inició la audiencia…. Lo que ocultó Marcos Figueroa fue que se hizo tantas cirugías plásticas para cambiar su apariencia y evadir así a las autoridades, que quedó con algunas secuelas que se traducen en movimientos involuntarios en su rostro…

Tal vez la sonrisita se le borre cuando conozca la pena que le darán…