“Nos ganamos el 50%”

Las imágenes del video describen lo que ocurre rutinariamente en las plenarias del Congreso: cuchicheos entre personas que no están autorizadas a ingresar al recinto, y parlamentarios.

Quienes conversaban de manera tan coloquial, eran el senador conservador Laureano Acuña y la tradicional lobista de la Federación de Municipios, Graciela Méndez.

La señora es bien conocida en los pasillos del Capitolio porque hace relaciones públicas con los congresistas a nombre de su empleador, Gilberto Toro, director de la Federación de Municipios, un grupo que no es oficial sino privado y que es gerenciado por el ciudadano particular Toro quien pese a no ser servidor público, maneja el Simit, Sistema de Información de Multas de Tránsito, a cambio de lo cual le entregan el 10% de los ingresos que le llegan a la Nación por las infracciones que cometen los conductores.

Acuña fue el ponente en la Comisión Sexta, de un proyecto de ley que también tiene que ver con el transporte y las empresas del sector. Según ese proyecto que fue aprobado en la plenaria del día de este video, las grandes transportadoras tendrán el 50% de rebaja de las deudas pendientes con el Estado.

Graciela Méndez figura en el Directorio de Funcionarios de la Federación de Municipios, en el que aparece su jefe Gilberto Toro en primer lugar. Ella tiene el cargo de “Gestora de relaciones políticas” y en el Directorio de Contactos cuenta con una actividad más específica: “gestora de enlace con el Congreso de la República”.

El parlamentario Acuña, por su parte, es recordado, además, por este otro video en que, pasado de licor, discutía con agentes, justamente de tránsito, en la Guajira. Ahora, él y la señora Méndez se ocupan de temas más importantes pero, sobre todo, más productivos como el de charlar del gangazo del 50% menos que obtendrían los amigos transportadores.

Una colombianada

La incorporación de la tecnología digital a la Justicia de nuestro país no ha sido, ni de lejos, exitosa. En particular, las audiencias de casos penales vía satelital con el juez en una ciudad y el reo en otra, han tenido muchos inconvenientes.

Como esta que se realizó en una sala del complejo de Paloquemao para imputarle un crimen al narco de la Guajira Marcos Figueroa: la jueza que presidía la reunión, la Fiscalía, el defensor del detenido y la Procuraduría estaban en Bogotá. Y el imputado contestaba sus preguntas desde la cárcel Picaleña, en Ibagué. Pero cuando llevaban varias horas de interrogatorio, la imagen del investigado se congeló. Y empezó el problema.

El procurador insistía en manifestar su inquietud pues su función es la de defender los derechos del reo.

Fue cuando se escuchó la increíble explicación de la jueza: “Es que se fueron todos a almorzar”.

Y casi en forma de súplica le pidió al procurador no insistir para que no se perdiera el trabajo de la mañana.

¿Dejar una audiencia en punta y a un preso solo en una sala conectada a otra en Bogotá porque llegó la hora de almorzar? Eso sucede, pero solo en Colombia…

Cante aunque no cante

Este cantante colombiano (ver video) que se daba el lujo de grabar sus videos en Dubai, parecía tener abierto el camino de la fama con su música de carrilera.

El de Dubai no era su primer sencillo. Antes había cantado otras composiciones de carrilera en escenarios diferentes.

Pero cuando todo parecía sonreírle a la nueva estrella, la Policía tocó a la puerta de una de sus residencias, en Cali.

Harold Humberto García fue capturado debido a una petición de extradición que pesa en su contra, de un juzgado de Madrid por ser presunto responsable de una red de distribución de narcóticos en Europa.

Como al parecer en su contra no hay nada en Colombia, al capturado solo le resta esperar a que se surta el trámite regular de extradición. Otra opción que tendría, sería la de empezar a cantar para conseguir beneficios judiciales de rebajas de pena.