El presidente de la Cámara, Rodrigo Lara, quien fue recientemente elegido para esa posición, parece estar pagando la novatada del cargo, a juzgar por unos mensajes que están circulando en esa corporación. 

 

De la conversación de los funcionarios de la Cámara se deduce que Lara les está exigiendo que digan cuál es su salario y quién los sostiene en el cargo, lo que despertó sentimientos contradictorios entre ellos que iban de la burla a la rabia.

 

Lara, representante de Cambio Radical, ni ha negado ni ha confirmado las solicitudes de información a sus subordinados pero se le advierte que no puede hacer este tipo de preguntas porque genera sospechas de persecución política o de algo peor.

Publicidad

Noticias UNO