«La fe religiosa es un tema que considero personal y que durante toda mi vida periodística he respetado, como lo seguiré haciendo. Una instrucción mía, para acentuar una información, que no era sobre creencias religiosas, provocó una reacción de rechazo de parte de mi compañera Cathy Bekerman. Como siento que afecté, sin que ese fuera mi propósito, sus convicciones religiosas, le presento excusas públicas. Tanto la comunidad judía como las demás organizaciones de carácter religioso recibirán siempre, de parte mía, un tratamiento de respeto. Y, como siempre, jamás ninguna religión, para quien la profese, ha sido ni será obstáculo para que trabajemos juntos». Firma: Yamid Amat.