Cuando una pareja se separa, a veces alguno de los cónyuges destruye la imagen de su ex delante de los hijos.

La Corte Suprema de Justicia acaba de advertir que cuando los padres divorciados desdibujan ante sus hijos menores la imagen de su expareja y construyen una impresión negativa de su ex están incurriendo en maltrato psicológico hacia los niños.

El pronunciamiento de la Corte se hizo al tumbar en última instancia un fallo del Tribunal Superior de Bucaramanga otorgándole la custodia de una menor de edad a la mamá, desconociendo los derechos reclamados por el papá; dice la Corte Suprema que desde ahora esa acción acarrea consecuencias de índole legal.

En resumen: cuando uno de los padres separados intente destruir la imagen de su excónyuge ante sus hijos, esa acción tendrá consecuencias penales. ¡Qué bien!

En buena hora la Corte Suprema le pone tatequieto a esa mala costumbre que tienen algunas parejas a las que pareciera importarles poco los derechos de las niñas y los niños.