Homenaje a quienes han muerto por COVID-19 en Colombia.

El Bosque de la Esperanza se llamará una zona aledaña al embalse de Tominé, en Cundinamarca, donde sembrarán 60.000 árboles en memoria de las víctimas que ha dejado la COVID-19 en Colombia. El ministro de medioambiente, Carlos Correa, informó que este parque se hará en el costado oriental del espejo de agua que se ubica entre los municipios de Guatavita y Sesquilé. El bosque estará ubicado en un predio del Grupo de Energía de Bogotá y su adecuación costará unos cuatro mil doscientos millones de pesos.

Este sentido tributo honra la memoria de quienes no lograron ganarle la batalla al coronavirus.