La procuradora general, Margarita Cabello Blanco, tiene lista una profunda reforma a la entidad.

Con este proyecto, se prevé atender el fallo proferido en julio del año pasado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso de Gustavo Petro, donde se advierte, entre otras cosas, que los funcionarios elegidos por voto popular solo pueden ser destituidos e inhabilitados por jueces de la República.

Como se sabe, la decisión a favor de Petro fue tomada por la Corte Interamericana tras concluir que se le violaron los derechos políticos en la Procuraduría de Alejandro Ordóñez, cuando fue inhabilitado durante 15 años, un fallo que revocó el Consejo de Estado.

Publicidad

En el proyecto de ley, que será presentado al Congreso antes de dos semanas, se establecen dos clases de procuradores: unos para investigar y otros para juzgar disciplinariamente. El proyecto contempla algo que sin duda alguna va a resultar muy atractivo para los congresistas: la creación de por lo menos 500 cargos de procuradores.

El proyecto lo había presentado antes de irse el entonces procurador Fernando Carrillo, pero, en su momento, no le cayó muy bien a Margarita Cabello. ¡Las vueltas que da la vida!