Hay intranquilidad y desesperación en la nueva Comisión de Disciplina Judicial. La razón es la falta de recursos para cumplir con la labor de investigar y sancionar a jueces, fiscales y abogados. La grave situación quedó planteada en esta carta que envió a la presidenta de la Judicatura, Gloria López, el presidente de la Comisión de Disciplina Judicial, Julio Andrés Sampedro; en ella, dice que la situación es desastrosa, que solo cuentan con seis empleados para atender 6500 expedientes y que se viene la tarea de vigilar las actuaciones de 35.000 empleados de la Rama Judicial y 22.000 de la Fiscalía. Y pide a la Judicatura que amplíe la suspensión de términos para evitar la prescripción de 1200 investigaciones.