Un juez especializado de Bogotá avaló un preacuerdo entre la Fiscalía y el exsenador Luis Alberto Gil, de gran fuerza electoral en Santander y conocido como el Tuerto Gil.

El exparlamentario y el exfiscal de la JEP Carlos Bermeo son investigados por haber recibido quinientos mil dólares por parte de un agente encubierto que ofrecía intervenir para evitar la extradición del exnegociador de las Farc Jesús Santrich. La oferta era que a cambio del dinero, el entonces fiscal Bermeo evitaría la extradición de Santrich. La investigación de la Fiscalía señala que el exsenador Gil era el enlace entre el exfiscal Bermeo y el guerrillero Santrich.

Publicidad

Gil está detenido bajo investigación; hoy admitió que cometió el delito y que recibió el dinero. Con esa confesión, al aceptar los cargos de la Fiscalía, se le concedió una rebaja sobre la pena a la que estaba expuesto y se le condenó a cuatro años y cinco meses. Como Gil lleva dos años detenido, podría pedir ya detención domiciliaria. El caso del senador es bien curioso porque ya había pagado una condena de siete años de cárcel, pero por parapolítica.

Mientras tanto, el proceso del exfiscal Bermeo continuará en juicio en el Tribunal de Bogotá.