Las diferencias comerciales entre los hermanos Jesús y Luz Mary Guerrero, socios fundadores de Servientrega, por el manejo de la empresa y la distribución de utilidades, podría tener uninsólito árbitro.

El conflicto se inició hace diez años por Efecty y Circulante, dos empresas del grupo Servientrega; Jesús le reclama a su hermana Luz Mary el pago de $ 320.000 millones en utilidades y el 39 % de las acciones de las empresas que cedió hace algunos años. El martes se realizó una audiencia de conciliación que terminó suspendida y se convocó a un nuevo encuentro para el 18 de abril.

Como el pleito familiar parece no tener fin,la Superintendencia de Sociedades analiza la posibilidad de tomar medidas excepcionales y piensa acudir ala asesoría del juez de la Corte Suprema de DelawareRandyHolland, quien visitó el país esta semana y quien tiene más de treinta años de experiencia en la solución de pleitos entre socios. La otra posibilidad que se analiza es que el propio superintendente de Sociedades, Francisco Reyes, presida la próxima audiencia de conciliación de los hermanos Guerrero para buscar punto final al problema.

Ese pleito parece estar más enredado que una pelea entre pulpos.