A la medianoche de anoche, el expresidente Bill Clinton intervino en la Convención Demócrata.

En tan solo cuatro minutos y medio, Clinton despedazó al mandatario republicano Donald Trump, por su gestión frente a la pandemia de COVID-19, con perlas como esta:

«Solo cuando la COVID-19 explotó en más estados, animó a la gente a usar tapabocas. Para entonces, muchos más estaban muriendo. Cuando se le preguntó sobre el aumento de muertes, encogió los hombros y dijo: “Es lo que es”».

Pero Clinton no se quedó ahí, también desmanteló lo que Trump considera uno de sus mayores logros: el desempeño de la economía y su capacidad como líder.

«Donald Trump dice que lideramos al mundo. Pues somos la única gran economía industrializada cuyo índice de desempleo se ha triplicado. En un momento como este, la Oficina Oval debería ser un centro de mando; en cambio, es un centro de tormentas, solo es caos. Solo una cosa nunca cambia: su determinación para negar su responsabilidad y culpar a otros».

Publicidad

El discurso de Clinton surtió efecto: una encuesta de la cadena ABC y el Washington Post reveló que Joe Biden ahora tiene una ventaja de 12 puntos sobre Trump. Según el sondeo, el 53 % de los votantes prefieren a Biden; el 41 % votaría por Trump.

Quedan 77 días para presenciar la más dura batalla electoral en muchísimos años.