Como Papá Noel, los bomberos de Bogotá sorprendieron con regalos a niños y adultos en hospitales de la capital.

No entraron por la chimenea, pero sí extendieron su escalera extralarga piso por piso y entregaron a través de las ventanas cientos de regalos a pacientes hospitalizados. Ni la restricción de ingreso por la pandemia impidió que los bomberos alegraran la Nochebuena en los hospitales Simón Bolívar, La Misericordia y un geriátrico en la localidad de Engativá.

Ciento ochenta de los pacientes sufrieron quemaduras de segundo y tercer grado. Se les suplica a todos: tengan cuidado con las celebraciones.