Brasil está al borde del colapso económico y social tras completarse el quinto día de paro caminero que ha llevado al país a una crisis de desabastecimiento. El presidente Michel Temer, autorizó a las Fuerzas Militares para que desbloquee las vías.

La huelga de camioneros sigue paralizando Brasil, país que vivió este viernes en la mayoría de sus estados una jornada de caos tras la negativa de los transportadores para suspender el paro; lo que generó que el presidente Michel Temer convocara al Ejército para desbloquear las carreteras y evitar un mayor desabastecimiento.

El alcalde de Sao Paulo, Bruno Covas, decretó el estado de emergencia en la capital económica y financiera lo que le permite realizar compras sin licitación, aprender bienes privados o en su defecto tomar el combustible que este almacenado en estaciones de servicio.

Al menos 70 vuelos fueron cancelados después de que se agotaran las reservas de gasolina; y el puerto de Santos, el mayor terminal de transporte de América Latina, no está operando, tiene almacenada su mercancía porque los camiones no llegan.