El próximo domingo habrá elecciones presidenciales en Ecuador y las encuestas anticipan que el ganador de la primera vuelta será Andrés Arauz, protegido del expresidente Rafael Correa. Los sondeos indican que derrotará al conservador Guillermo Lasso.

Arauz cumple 36 años este sábado y podría convertirse en el presidente más joven de Ecuador. Lanzó su candidatura por el partido de izquierda Centro Democrático. Su plan era lanzarse en llave con Correa, como fórmula vicepresidencial; sin embargo, la justicia ecuatoriana decretó la muerte política de Correa, luego que el año pasado la Corte Suprema ratificó una condena de ocho años de cárcel en su contra por corrupción.

Arauz, hijo del presidente de una petrolera, es un hombre del corazón de Correa: fue su ministro de Talento Humano y director del Banco Central. Ha prometido que no cumplirá el plan de liquidez que mantiene Ecuador con el Fondo Monetario Internacional y que tan pronto llegue a la jefatura del Estado emitirá un cheque por mil dólares para un millón de familias pobres. Esta nueva estrella de la política ecuatoriana tiene un pequeño problema: no podrá votar porque su residencia está registrada en México, donde vivió los últimos años con su esposa y sus hijos, y donde adelantaba un doctorado en Ciencias Económicas. ¡Previsivo el hombre!

Publicidad