En la cárcel de San Andrés se firmó un pacto sin antecedentes.

Los reclusos de los patios 1 y 2 han mantenido por años un conflicto dentro del penal; se acaba de firmar un pacto de convivencia: fueron entregados los objetos cortopunzantes que utilizaban para agredirse. El garante del pacto fue el ministro de Justicia, Wilson Ruiz, quien asistió a la firma; anunció nuevas inversiones para mejorar las condiciones del penal.

Si eso se lograra en todo el país, las cárceles podrían ser centros de rehabilitación y no sedes de más delitos.