Varios propietarios de inmuebles comerciales en Bogotá están desconcertados e indignados con la actitud asumida por una compañía de telefonía celular.

Resulta que con esta carta están notificando a los propietarios de los inmuebles que debido a la expansión del contagio del coronavirus y la adopción de medidas especiales por parte del Gobierno, se han visto «afectados de manera abrupta y sorpresiva», y agregan que «en consecuencia, el pago de los cánones de arrendamiento, así como las demás obligaciones, estarán suspendidas en su totalidad durante el término en que persista la situación de fuerza mayor».

La misiva también tiene sorprendidas a las aseguradoras de los contratos de arrendamiento, que no entienden por qué una multinacional decide suspender el pago de los arriendos cuando las llamadas por celular y el tráfico de internet van en aumento, lo que seguramente se verá reflejado en un incremento de la facturación.

Ojalá las autoridades tomen cartas de inmediato en este asunto. No hay derecho.