El elefante blanco de los lunes.

El contrato para la construcción de la unidad intermedia de salud del sector El Caraño, en Quibdó, lo firmó el exalcalde de esa ciudad Isaías Chalá Ibargüen, con el Consorcio Caraño, en julio de 2017. El contrato se firmó por un valor de $ 4900 millones y se les entregó un anticipo de $ 1300 millones. La obra tenía fecha de inicio en septiembre del 2017, para finalizar en marzo de 2018, es decir, seis meses después; sin embargo, el contrato quedó paralizado porque el proyecto se inició y no contaba con los permisos y las licencias del Ministerio de Salud.

Hoy en día, en el lugar solamente se pueden ver las columnas abandonadas de lo que sería un centro médico: la maleza creció y el clima ha deteriorado las bases a medio construir. Los casi cinco mil millones de pesos del contrato no se ven invertidos por ningún lado. Los organismos de control deducen que lo que hay construido no coincide con lo planificado. El municipio liquidó mal el contrato y el contratista no hizo la devolución del resto del dinero.

El elefante que mostramos todos los lunes parece ser, más que elefante, un gorila de corrupción, ¡qué horror!