La Corte Constitucional pronto tendrá que pronunciarse sobre la reforma a la Ley Estatutaria de Administración de Justicia que aprobó el Congreso el pasado mes de junio.

El asunto es que la Corte Suprema de Justicia le ha pedido a la Constitucional que tumbe varios artículos que le darían más poder al fiscal general, pero la Comisión Nacional de Disciplina Judicial le pidió a la misma Corte Constitucional que avale y apruebe todo el articulado. «Es la primera reforma a la justicia que se propone de manera estructural en los últimos 20 años», dice la comisión.

No se puede olvidar que el proyecto reconoce a la Comisión Nacional de Disciplina como una alta Corte y ustedes saben que la Corte Constitucional, la Corte Suprema y el Consejo de Estado siempre han afirmado que las altas Cortes son ellos, nada ni nadie más.

Le puede interesar: Venezolanos serán incluidos en el Sisbén

La Comisión Colombiana de Juristas y Asonal Judicial le han pedido a la Corte Constitucional que tumbe toda la reforma por inconstitucional. Las organizaciones aseguran que hubo vicios de forma en el trámite legislativo y también cuestionan las implicaciones en la declaratoria de la justicia como un servicio público esencial.

Aseguran que esa declaratoria limita el derecho a la huelga e «implicaría la transformación del sistema de vacancia judicial, que se aplica actualmente, por un mecanismo de vacaciones personales para toda la Rama Judicial».

Ningún consenso, pues, sobre la reforma a la justicia.