Como se sabe, el cannabis medicinal es una industria que está en pleno desarrollo en Colombia.

En lo que va corrido de este año, el Gobierno ha otorgado 449 licencias para su cultivo; tras varios estudios técnicos y de seguridad, por primera vez, el Ministerio de Justicia le otorgó una licencia a una comunidad indígena: los misak, del departamento del Cauca, acaban de ser autorizados para el cultivo de marihuana y la fabricación de derivados medicinales para exportación.

La licencia fue otorgada por la Subdirección de Control y Fiscalización de Sustancias Químicas y Estupefacientes del Ministerio de Justicia a la empresa Pharmaindígena Misak Manasr, con una vigencia de cinco años prorrogables.

Los cultivos autorizados quedan en Timbío y Popayán. El cupo, por ahora, es ilimitado.

La comunidad misak es la misma que la semana pasada derribó el monumento de Sebastián de Belalcázar en el morro de Popayán y hoy pidieron que, por favor, no mezclaran una cosa… ¡con la otra!