La pandemia del coronavirus les pasó factura a las cadenas de cines Procinal Bogotá y Multicines.

Ambas empresas entraron en proceso de reorganización para tratar de buscar un salvavidas que las saque a flote en materia financiera. Los próximos diez días son definitivos, ya que la Superintendencia de Sociedades tendrá que adelantar un inventario de los activos y las deudas que tiene cada una de las dos compañías, y así formular un diagnóstico. Ojalá que se logre un rápido acuerdo con los acreedores, ya que están en juego 350 empleos directos y más de treinta y cinco salas de cine a lo largo y ancho del país.

A mí me encantaba, cuando podía hacerlo, ir a cine. Ya no se puede, todas las salas están cerradas y temo que así seguirán por mucho tiempo. Parece que es cierto aquello de que todo tiempo pasado fue mejor.