La Corte Suprema de Justicia profirió un fallo en el que se hace un justo reconocimiento a las personas con discapacidad o con invalidez y les protege el derecho al trabajo.

En la sentencia, la Corte amparó los derechos de una empleada del Banco BBVA de Ibagué que fue despedida cuando atravesaba una difícil situación física y psicológica.

La mujer entabló un proceso ordinario laboral y hoy la Corte Suprema de Justicia falló a su favor, al mantener una sentencia del Tribunal Superior de Ibagué en la que se le ordenó al banco el reintegro de la cajera y el pago de los salarios y las prestaciones que dejó de recibir.

En el país, más de dos millones de personas tienen alguna discapacidad, según el Dane.