Las disputas pueden ser buenas cuando son amorosas.

Andan de pelea cariñosa la secretaria de Desarrollo, Carolina Durán, y el ministro del Deporte, Ernesto Lucena. Resulta que la sede actual de la secretaría, ubicada al occidente de Bogotá, es propiedad de la desaparecida Coldeportes. Al convertirse este organismo en ministerio, pues reclaman su propiedad. No quiere seguir el ministro Lucena trabajando en su sede actual, por obvias razones. Ya es ministro de Estado.

Carolina Durán está buscando oficinas en inmediaciones de la calle 72, el centro financiero de Bogotá, en donde, por la gran oferta de oficinas que hay, se consiguen a precios mucho más bajos que en la zona de El Salitre. Además, la secretaría proyecta crear un centro empresarial para que, en una sola sede, funcionen no solo la Secretaría de Desarrollo, sino también el Instituto Distrital de Turismo y el Instituto para la Economía Solidaria.

Y aquí el señor le da plazo a la señora: me devuelve la casa no más allá de finales de mayo.