Quién lo creyera: desde mañana, Colombia podrá exportar el que es considerado por los coreanos como el símbolo de protección, abundancia y sabiduría: es el arawana, un pez ornamental que habita en los ríos de nuestro Orinoco y de la Amazonia.

El servicio nacional de calidad de productos de pesca de Corea del Sur acaba de notificar a Colombia la aprobación de los certificados zoosanitarios de exportación para que nuestro país comience a vender a esa nación todo tipo de peces ornamentales, incluido el venerado pez arawana.

El precio de este amuleto oriental se calcula según su tamaño y color: los más costosos son los azules, que pueden costar hasta USD 20 la unidad, mientras que el plateado se vende en USD 10.

El mercado es rentable y promisorio: cifras oficiales revelan que nuestro país exporta anualmente USD 13 millones en peces ornamentales. Un nuevo rubro que aporta al crecimiento de la economía.