El Partido de la U está en el peor de los mundos: la reunión de los senadores de la U, convocada para decidir a cuál candidato apoyarán, fue un verdadero concierto de reclamos contra el presidente Santos y contra Germán Vargas Lleras. La U perdió el domingo pasado 7 curules en el Senado y 12 en la Cámara. Los dirigentes quemados expresaron su malestar con el jefe de Estado, porque supuestamente es responsable político de lo que les ocurrió. Pero más reclamos hicieron contra Vargas Lleras porque su partido Cambio Radical obtuvo 16 escaños en el Senado, subiendo siete en relación con los nueve que tenía, y ganando 30 curules en la Cámara, 14 más de las que tenía, «y todo fue a costa de los candidatos de la U», dijo un congresista. Y agregó: «Ahora Vargas Lleras viene a pedirnos el apoyo a su candidatura, cuando fue uno de los culpables de la debacle de la U».

Entre hoy y mañana, el director de la U, Aurelio Iragorri, va a reunirse con Vargas Lleras y con Iván Duque, por separado, y él llevará el miércoles próximo un informe a la bancada de la Cámara de Representantes sobre sus conversaciones.

Si no hay cambio de planes, la adhesión oficial de la U, seguramente a Vargas Lleras, se anunciará el martes de Pascua.