El conductor de un taxi que mató a un perro de raza french poodle en la localidad de Bosa deberá responder ante la justicia.

El hombre primero atropelló a la mascota que iba caminando y luego pasó el vehículo por encima del animal y se marchó sin auxiliarlo.

Las autoridades lo identificaron gracias a los videos de cámaras de seguridad y se encontraron con que además este señor tiene la licencia de conducción suspendida por cinco años y prohibición para manejar vehículos de servicio público por diez años por infracciones de tránsito.

El hombre fue llevado ante un juez de control de garantías y la Fiscalía le imputó delitos por maltrato animal agravado y fraude a resolución judicial o administrativa de policía.

Este desalmado taxista ahora se expone a una pena de hasta tres años de cárcel, una multa y la posible suspensión de por vida de su licencia de conducción, ¡con toda la razón!