Por ahí en círculos políticos se está hablando de la eventual candidatura presidencial de Tomás Uribe Moreno, hijo del expresidente Álvaro Uribe. Pues bien, esa nominación tiene un poderoso respaldo político que acabamos de descubrir.

Resulta que el presidente Duque tuvo un encuentro casual con Tomás Uribe, en presencia de varios congresistas del Centro Democrático. Al despedirse de la reunión, el jefe de Estado se le acercó al joven Uribe, le puso la mano en el hombro y le dijo: «Tomás, no descarte usted una aspiración presidencial». Ese gesto fue tomado por quienes lo observaron como la bendición del presidente Duque a una eventual candidatura de Tomás Uribe.

Pero además, congresistas muy cercanos al presidente Duque están promoviendo, seriamente, el nombre de Tomás Uribe: Ernesto Macías, Honorio Henríquez, Fernando Nicolás Araújo y Edward Rodríguez, entre otros, son los mayores pregoneros de una posible candidatura de Tomás.

Ante la insistencia de Tomás y de su padre, Álvaro Uribe, de negar esa posible postulación presidencial, uno de los congresistas del Centro Democrático le dijo a esta sección: «Pues nosotros seguiremos insistiendo, hasta cuando Tomás se canse de decir que no».

¿Será que sí?