El Consejo de Estado acaba de zanjar una discusión sobre una queja que la Presidencia de la República había elevado contra Pastor Alape, exmiembro del secretariado de las Farc y actual vocero del partido Comunes ante el Consejo Nacional de Reincorporación.

La historia es esta: Alape presentó una demanda contra la forma en la que quedó el proceso de entrega de los bienes de las antiguas Farc, pero la Casa de Nariño cuestionó ante el Consejo de Estado que Alape supuestamente usó su alias para ese trámite y pidió correctivos disciplinarios ante la que llamó «situación irregular».

«No puede permitirse el uso de un alias o seudónimos en un proceso judicial […] Tampoco, que los abogados que actúen como sus apoderados presenten a su poderdante con un nombre ajeno al verdadero, buscando un propósito que no terminamos de entender», dijo la Presidencia.

El Consejo de Estado le respondió a Palacio que no hay nada malo con la identidad de Alape; advierten que aunque en una notaría de Barrancabermeja su cédula aparece como José Lisandro Lascarro, «su nuevo nombre fue registrado al incorporarse en los espacios territoriales de capacitación y reincorporación», dijo el alto tribunal.