En Quibdó (Chocó), fue judicializada Liseth Mayerlin Palacios, quien se hacía pasar como funcionaria de la Secretaría de Educación del Chocó o del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar para ofrecer puestos públicos, especialmente de docentes, a cambio de sumas de dinero.

La mujer, que ya tenía antecedentes por otras estafas, engañó a 28 personas, a quienes les exigía sumas que oscilaban entre $ 150.000 y $ 10 millones.

Fruto de esas estafas, la mujer recaudó $ 135 millones de pesos. Las víctimas, además, denuncian que recibieron amenazas por parte de la mujer cuando le reclamaban por el incumplimiento.

La Fiscalía le imputó concierto para delinquir en concurso con estafa agravada, cargos que aceptó. El juez le otorgó a la estafadora la prisión domiciliaria, con el argumento de que es madre cabeza de familia.