«Las manos humildes de aquellas mujeres que tiñen de azufre las telas labradas han hecho amarillos tus atardeceres y han dado blancura a tus madrugadas».

Con estas palabras, el poeta antioqueño Aurelio Martínez Mutis rindió homenaje a las labradoras del sombrero de Aguadas, de Santa Rosa de Cabal, de Santa Fe de Antioquia y de Sopetrán.

Un sombrero así fue uno de los regalos del presidente Duque al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez; el otro regalo fue una maravillosa mochila arhuaca.

Esa fue una de las anécdotas de la visita que acaba de hacer al país el gobernante español. La otra fue esta: evocando los saludos que el presidente Duque le dio al rey español, don Felipe IV, de parte del expresidente Uribe, el presidente Sánchez también le trajo saludos.

Espero que cuando el presidente Duque vaya a España como jefe de Estado le dé a Sánchez saludos míos… es churrito.