Los ataques lanzados por el presidente Trump contra el proceso de paz en Colombia motivan enfrentadas reacciones en el país.

Parlamentarios y comentaristas, afectos al Gobierno, consideran que hizo bien Trump en criticar los acuerdos. Los sectores liberales santistas, al contrario, manifiestan rechazo; comentan, por ejemplo, que el mismo día en que Trump lanzó sus ataques, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas le volvió a dar un espaldarazo al proceso de paz con su decisión de prorrogar la misión de verificación en Colombia, con el voto afirmativo de Estados Unidos.

Senadores santistas dicen que causa sorpresa el silencio del Gobierno y los aplausos de los uribistas a este ataque cuando al comienzo del mandato del presidente Santos fueron precisamente Barack Obama, Joe Biden y el mismo Santos quienes impidieron que los tribunales en Estados Unidos enjuiciaran a Uribe por múltiples acusaciones que presentaron ONG en varios tribunales. La forma para proteger a Uribe, por solicitud de Santos, fue otorgarle inmunidad presidencial, incluso contra la voluntad del Departamento de Estado, pero con el apoyo de Obama y Biden.

Y, ciertamente, resulta muy desatinado que Trump ataque a dos expresidentes premios nobel de paz y a quien podría ser el próximo presidente de los Estados Unidos.

Los ataques lanzados por el presidente Trump contra el proceso de paz en Colombia motivan enfrentadas reacciones en el país.

Publicidad

Parlamentarios y comentaristas, afectos al Gobierno, consideran que hizo bien Trump en criticar los acuerdos. Los sectores liberales santistas, al contrario, manifiestan rechazo; comentan, por ejemplo, que el mismo día en que Trump lanzó sus ataques, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas le volvió a dar un espaldarazo al proceso de paz con su decisión de prorrogar la misión de verificación en Colombia, con el voto afirmativo de Estados Unidos.

Senadores santistas dicen que causa sorpresa el silencio del Gobierno y los aplausos de los uribistas a este ataque cuando al comienzo del mandato del presidente Santos fueron precisamente Barack Obama, Joe Biden y el mismo Santos quienes impidieron que los tribunales en Estados Unidos enjuiciaran a Uribe por múltiples acusaciones que presentaron ONG en varios tribunales. La forma para proteger a Uribe, por solicitud de Santos, fue otorgarle inmunidad presidencial, incluso contra la voluntad del Departamento de Estado, pero con el apoyo de Obama y Biden.

Y, ciertamente, resulta muy desatinado que Trump ataque a dos expresidentes premios nobel de paz y a quien podría ser el próximo presidente de los Estados Unidos.