El país entero se estremeció al conocer el reclamo por tres billones ochocientos mil millones de pesos que por supuesta indemnización pide la corrupta Odebrecht al Gobierno de nuestro país.

La mejor defensa de Colombia frente a las pretensiones demenciales de Odebrecht es garantizar que la indemnización por USD 260 millones que le impuso la justicia por petición de la Procuraduría la confirme el Consejo de Estado. La justa sanción está en apelación en esa corporación. En el histórico fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, que acogió la petición del procurador, se ordenó una indemnización de más de $ 800.000 millones por corrupción de Odebrecht.

Del Consejo de Estado depende ahora salvar el honor del país… ¡y la platica!