El fallo de la Corte Constitucional sobre el hundimiento de las objeciones presidenciales a la ley estatutaria de la Justicia Especial para la Paz también daría algunas luces sobre el caso Santrich.

Resulta que la Corte Suprema tendrá que decir si Santrich debe ser procesado por ese alto tribunal por haber sido nominado a una curul en el Congreso o si el caso va a la Fiscalía, como cualquier otro ciudadano.

Y aquí es donde está la clave: como la Corte Constitucional dirá que quien no toma posesión de su curul no puede ser tenido en cuenta en ningún caso, el mismo principio se aplicaría a Santrich: como no tomó posesión del cargo no existe ninguna investidura y puede ser procesado por la justicia ordinaria. Este tema sí que dará mucho, pero muchísimo de qué hablar.