Los dirigentes del partido FARC solicitaron hoy al Gobierno medidas para favorecer a sus presos en el marco de la emergencia carcelaria originada por el coronavirus.

Piden la libertad inmediata de los privados de la libertad que tienen complicaciones de salud y de los mayores de 60 años. También reclaman que los demás detenidos que formaron parte de la guerrilla sean trasladados a la antigua zona veredal de Mesetas, en el Meta, o que sean agrupados en un pabellón especial de la cárcel La Picota.

Llama la atención que el partido FARC pretenda extender estos beneficios a personas que no fueron acreditadas por el alto comisionado para la paz como exguerrilleros. Aseguran, textualmente, que «no es cierto que solamente los que cuenten con acreditación del alto comisionado deban ser los únicos a ser tenidos en cuenta». Según la FARC, existen nuevas normas que señalan que los beneficios del acuerdo de paz se deben extender a cualquier caso que se haya cometido con ocasión del conflicto y en el marco de la pertenencia o colaboración con las antiguas Farc-EP.

En el Gobierno piensan que si se dan los beneficios, estarán muy alerta para evitar colados.