¿Qué fue lo que provocó, realmente, la renuncia de la nueva ministra de Vivienda, Susana Correa, al Centro Democrático?

La ministra dijo que lo hacía porque «los intereses con los que se fundó el partido no se han mantenido y al contrario, se han privilegiado intereses personales de sus directivos, desdibujando los de la colectividad».

Lea más: Procuraduría cuestiona los retrasos en la reconstrucción de Mocoa, cinco años después de la avalancha

Lo que se dice es que la gran molestia de la nueva ministra Correa se produjo por lo que sucedió con Daniel García Arizabaleta, quien fue candidato al Senado por el Centro Democrático, pero que declinó a su aspiración luego de que la Fiscalía radicó una solicitud de imputación de cargos por el caso Odebretch y esa colectividad pidió la renuncia de García Arizabaleta.

En su momento, García dijo que había dedicado su vida al servicio público y, particularmente, al partido del expresidente Álvaro Uribe Vélez, y que esperaba que la presunción de inocencia fuera respetada.

En video: Los angustiosos gritos de un hombre en silla de ruedas al ser atracado en el norte de Bogotá

García Arizabaleta es del corazón político de la nueva MinVivienda, quien no pudo dejar pasar en alto la situación y por eso renunció al Centro Democrático.

Y a propósito, uno de los alfiles más importantes del uribismo, la senadora María Fernanda Cabal, criticó a la ministra por la renuncia: «Recuerde que fue el legado de Uribe el que le dio la oportunidad de servir desde los más altos cargos del Estado. No es de recibo su renuncia».

Quizás le interese: Juan Carlos Osorio sale de la dirección del América de Cali

Esa es pues, la nueva versión sobre la renuncia de la ministra al Centro Democrático.