Comenzaron los temidos recortes en la Cámara.

Tal como lo anunció el nuevo presidente de la corporación, David Racero, comenzaron las vacas flacas.

Al secretario general de esta corporación, Jaime Luis Lacouture; a los secretarios de las comisiones constitucionales, legales y especiales, así como al coordinador de control interno y al jefe de la oficina de información y prensa de la Cámara les quitaron sus carros oficiales; son alrededor de 78 vehículos.

Todo, «para la reducción de los costos que genera el mantenimiento y sostenimiento del parque automotor de la entidad».

Una vez elegido presidente, Racero renunció a su esquema de seguridad y a los vehículos que le fueron asignados. Será un ahorro de mil millones de pesos; «estamos analizando otras».