Todos los usuarios de armas traumáticas deberán empezar a partir del 1 de julio el proceso de marcación, registro y solicitud del permiso para legalizar su tenencia. 

El primer paso es marcar el arma; para ello, deben entregarla a Indumil con su factura y documentos de importación. Serán recibidas en la fábrica de la industria militar en Soacha y en los almacenes ubicados en las brigadas militares de Armenia, Barranquilla, Bucaramanga, Cali, Medellín y Villavicencio. El costo de la marcación y las huellas de registro balístico será de $ 100.000.  

Una vez el arma sea devuelta marcada con las letras TR y un número de cinco dígitos, como se ve en la fotografía, el dueño podrá solicitar ante el Ejército el permiso para tenerla en la casa o para portarla. 

Solo serán legalizados los revólveres y las pistolas, considerados de uso civil, y las demás armas de uso deportivo; las de mayor alcance serán clasificadas como de uso privativo de la fuerza pública y no podrán continuar en manos de civiles.