Ante el Consejo de Estado, fue entutelado hoy el magistrado Pedro Alonso Sanabria, actual presidente de la Sala Disciplinaria, por presunta violación de derechos a una exfuncionaria.

La mujer, quien llevaba 25 años laborando en la rama judicial, fue despedida sin previo aviso. En la acción judicial, ella advierte que no existió claridad en la decisión ni pruebas de un supuesto bajo rendimiento que motive la desvinculación de dicha entidad, como lo dice en la tutela. La Sala Disciplinaria, entre otras cosas, formaba parte del Consejo Superior de la Judicatura cuando fue eliminada, pero aún sigue funcionando por la demora en la conformación de la comisión de disciplina judicial, la cual debería haber entrado en funcionamiento desde hace tiempo.

Precisamente el magistrado Sanabria es uno de los magistrados que hace dos años cumplió su periodo de ocho años en la Sala Disciplinaria, pero que aún continúa en el cargo. ¡Ave María!