El contralor general, Carlos Felipe Córdoba, está estrenando el llamado control fiscal en tiempo real con Electricaribe.

La subasta y adjudicación de la operación de Electricaribe a EPM y al Consorcio Energía de la Costa está siendo sometida a lo que se denomina técnicamente como una acción de control preventivo y concomitante, para determinar si hay o no detrimento patrimonial para el Estado.

La superintendente de Servicios Públicos, Natasha Avendaño, y la agente especial de Electricaribe, Ángela Rojas, serán requeridas para que entreguen un informe detallado sobre toda la operación.

Por ahora, ambas funcionarias aseguran que el proceso se desarrolló de manera transparente.