Se frenó a las directivas de un colegio en Boyacá que cobraba a los padres de familia la alimentación de los niños, que es gratis, con la excusa de que era una «contribución voluntaria».

El caso lo conoció la Corte Constitucional al fallar una tutela que interpuso el padre de dos menores que estudian en un colegio público de Ventaquemada. El padre señaló que su familia vive en zona rural y pertenece al Sisbén, por lo que sus recursos no le alcanzaban para pagar por la alimentación que el colegio daba a sus hijos. El colegio cobraba por la alimentación, que debía ser gratuita porque la suministraba el Estado, a través del Plan de Alimentación Escolar (PAE).

La Corte le ordenó al colegio suspender los cobros y compulsó copias a la Fiscalía y a la Procuraduría General para que se investigue semejante irregularidad y dónde más puede estar ocurriendo.