La Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia, que tiene en sus manos el proceso contra el expresidente Álvaro Uribe, ya terminó de practicar las pruebas del caso.

Algunos testimonios que habían sido solicitados, como el del exparamilitar Salvatore Mancuso y del extraditado narcotraficante Juan Carlos Sierra, alias «el Tuso Sierra», definitivamente no lograron concretarse, por lo que la Corte decidió seguir adelante. ¿Esto qué significa? Que el magistrado ponente, César Reyes, y su equipo, para elaborar su ponencia, tendrán que revisar todas las pruebas del expediente, entre ellas, más de doscientas horas de interceptaciones telefónicas, además de los testimonios.

Dicha ponencia será presentada a sus compañeros de sala y entre todos tendrán que decidir el futuro del expresidente Uribe. Esto es, si archivan el proceso o lo llaman a juicio por una supuesta manipulación de testigos